Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 agosto 2016 2 30 /08 /agosto /2016 17:11
JERUSALEN

   Jerusalén!!! La ciudad amurallada, con las ocho puertas, en menos de un kilometro, con su carga de siglos de historia, de persecución, destrucción, tan amada por nuestro Dios… dónde en un contraste total, habitan judíos, palestinos -con sus característicos pañuelos- y cristianos; en una convivencia tensa, custodiada fuertemente por  policías, metralletas en mano. -ni en Palestina, e Israel nos sentimos inseguros, ni  el menor temor, en ningún momento- Era raro que sonrieran, o te miraran, daba la impresión de enfado, me esforcé en mirarlos a los ojos y sonreírles, pero nada, rara vez devolvían la sonrisa, excepto una joven ortodoxa, en el avión de vuelta, que dejó incluso que tocáramos a su bebé; qué por cierto tenía síndrome de Down.

 

  Me acerqué al muro de Las Lamentaciones con reverencia, por el sitio de las mujeres -lo que quedó, después de la destrucción de Tito, año setenta- allí, se agolpaban las judías rezando, llorando y balaceando cuerpos y cabezas, metiendo papelitos con peticiones a Dios, en los huecos del muro, no tarde ni decima de segundo, en acompañarlas con mis lagrimas, me venía a la cabeza  sus padecimientos, la expulsión de su pueblo, el holocausto sufrido. Me tenía que contener para no abrazarlas y consolarlas, diciéndoles;  “vamos mujer que no pasa nada, Jesús está contigo!” Me tenían advertido que no debía tocarlos. De hecho, en la entrada de un restaurante, quise ayudar a unos ancianos que no podían apenas andar, al ver mi brazo extendió el suyo, pero al levantar la vista y verme , lo retiró, de manera tan rápida que me pareció eléctrico.  

 

   La visita al Monte de los olivos y Monte Sión; que emoción tan tremenda, pisar su suelo, ver los tan nombrados  olivos, lugar de la Ascensión, me sentía tan pequeña que creía que iba a desaparecer, Pater Noter, Dominus Flevit. Hora Santa en Getsemaní, con esa procesión que parecía que estábamos en el cielo; en el silencio, roto por nuestros cantos, en la noche cerrada, fue bendecida la ciudad de Jerusalén  con el Santísimo, por el Enviado, por el Esperado, por el Hijo de la Promesa, por el mismo Dios!!! Acompañado por  centinelas ardientes, llenos de admiración y mucho amor… Qué noche!!!

 

   Negación de San Pedro, Cenáculo, con la renovación de las promesas sacerdotales de nuestros sacerdotes y nuestro Obispo.  Allí, en un rincón, también renové las mías, diciéndole tantas cosas al Señor que no sé si me entendió. Basílica de la dormición, me impresionó la gran bajada, la falta de luz, las lámparas encendidas, el sitio donde yació la Virgen, lo desaboriotes que fueron, pero, vamos…!! no podemos negar que limpios eran “tela marinera” que manera de limpiar!!! También es cierto, que con la que tenían liada que apareciésemos por allí, molestando, también era una castaña.

 

  Vía Crucis por la Vía Dolorosa llegando a la Basílica de la Resurrección, pisando el empedrado de la ciudad vieja, donde el corazón me votaba cuando llevábamos la cruz la niña, Carmen y yo. Calvario, Santo Sepulcro ¿Qué decir!! Allí a los pies de Calvario   me impregné y me dí, como si Jesús, continuara vivo y muriendo a la vez, Pase al Sepulcro con las piernas que me temblaban por la emoción, Salí y me volví a poner en la cola, de manera que cómo D. José siempre era el último, me tocó delante de él, pasé de nuevo, en vez de cuatro personas que era lo que permitían, entrando  nuestro Obispo, nos dejaron solos a los dos y por más tiempo, él, inclinó su cabeza y yo junto él, me perdí, no sé si continúe respirando o no… respiraría porque cuando él se levantó, le seguí.

 

  Belén,  Basílica de la Natividad, Por primera vez celebraría el Sr. Obispo en la Gruta del Nacimiento, entramos todos inclinados como corresponde, bajo el quicio de la pequeña puerta, estaba nerviosita por entrar en la gruta, cuando llegamos pasé de los últimos y pensé;  “Jesús, dónde me va a tocar? No habrá buen sitio!” Pero… Oh maravilla!!! Estaba todo cogido menos el lugar junto a la Estrella del Nacimiento de Señor, ahí, embelesada me situé, toda la celebración de la emotiva Eucaristía, estuve a la izquierda del lugar del nacimiento, sin moverme absorta, suspendida.  Los cuatro sacerdotes, diacono y el Obispo dentro del pesebre, debieron de sudar más que la mula y el buey juntos, no se podían mover de chiquita que era la gruta, era digno de ver, al Pastor y las ovejas. Qué Eucaristía!!! Se respiraba a Dios!! Se gustaba a Dios!! Olías a Dios!! Te sentías amada por Dios!! Fueron unos momentos tan intensos y fuertes!! Después de esto, ya nada me interesó…Campo de los Pastores, iglesia de la Gota de Leche, Cooperativa Cristiana, dónde por fin gaste dinerito, no compré nada durante el viaje, esperando poder hacerles la compra a los cristianos, y lo cumplí.

 

   Por la tarde tiempo libre,  no tenía nada que hacer, ni se me apetecía, estuve en la procesión del Calvario que los franciscanos hacen todos los días, rezando y cantando en latín, los acompañaban unas monjas jovencísimas americanas, con velas encendidas. Después, como vi que Don José subió al Santo sepulcro, allá me fui, permaneciendo el tiempo restante, hasta la vuelta al hotel. A la una y media de la madrugada, salida para el Aeropuerto. Regreso a casa.

                                                   

 

 

                                                       ¡Sí a la vida!

JERUSALEN

Compartir este post

Repost 0
Published by Botellas a la mar
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces