Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 octubre 2013 7 27 /10 /octubre /2013 21:06

                                                                           corazon-paloma[1]

  San Vicente y Santas Sabina y   Cristela.   Eran hermanos, murieron martirizados  sobre el año 304, en Talavera (España)

   Los pecadores  seremos santificados  a base de mirar a Dios, no a uno mismo. Al mirar la grandeza del Omnipotente, que nos ve   el fondo del corazón desnudo, tal como somos, sin apariencias, máscaras, o cinismos, nos debe  llevar a reconocer con humildad nuestro ser pecador y la necesidad que tenemos de ser cubiertos con su piedad y misericordia.

 

   Para no actuar con soberbia tenemos que conocernos con humildad,  verdad,  seriedad, responsabilidad y autenticidad;  dejando toda hipocresía en las formas y actos; para esto, tenemos que tener deseos de conversión, fortaleciendo la voluntad,  para no fallar en el examen diario que es lo que nos ayuda a conocernos, llevar una vida de piedad intensa, sin acercarnos con superficialidad y falsedad sino interiorizando la Palabra, la oración y los sacramentos.    Poniendo el alma en cada palabra, en cada gesto para que se abra nuestro interior a la gracia y bondad del Señor que nos dará la actitud correcta para que la relación   de comunión con  El y los hermanos sea sincera.

   No seamos tristemente cristianos equivocados,   fanáticos y falsos  porque  el Señor detesta a los soberbios pero escucha las suplicas del oprimido, libra de toda angustia, está cerca de los atribulados, salva a los abatidos, redime a sus siervos, se preocupa de los pobres y débiles, de los humildes e indefensos, no castiga a quien se acoge a El.

   El cristiano que está cegado y equivocado, puede tener un sentimiento religioso vacio de Dios, viciado y descentrado del evangelio, no encontrará al hermano, arremeterá contra él. Cuándo a todos hay que mirarlos con amor y ternura, como si fueran nuestros hijos, padres o hermanos porque no nos une a ellos   una sangre cualquiera,  sino la de Jesucristo, la sangre de Dios que nos hace hermanos.

 

   Que nuestra seguridad sólo sea Dios, seamos coherentes con nuestro pensar, querer y actuar para no ser modelos de nosotros mismos sino de Jesús, convertir el corazón con fidelidad y abandono, ser humilde en nuestra raíz profunda, optar por Jesucristo, su evangelio, su ley que implica seguir el Camino de la Verdad y la Vida, ante la atenta mirada del Padre celestial.

 

   Si la oración que es la comunicación con Dios, no nos lleva  a servir a los hermanos, hay que sospechar que no andamos en humildad y verdad, que estamos lejos de la realidad que es Dios. Porque la santidad es el adorno de su casa. Los que damos culto a Dios debemos vivir con tremenda  moralidad, con rectitud para que le demos a El la Gloria por los siglos de los siglos. Amen. 

 

                                                                    ciguena nena[1] ¡Sí la a vida! 04[1]

 

 

 

 

corazon155[1]

Compartir este post

Repost 0
Published by Botellas a la mar
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces