Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 diciembre 2013 7 15 /12 /diciembre /2013 13:08

21161027-1-.jpg

  Mi fe ha sido la base de lo que ha sido mi vida, mi riqueza más grande en este mundo ha sido la fe que Dios me ha dado y no la cambiaría ni por todos las tesoros de la tierra, ella ha sido el resorte de mi esperanza, de mi abandono, siendo el acicate para no pararme, deprimirme, agobiarme, para esperar continuamente en Ellos y la fe no me ha defraudado, ha sido la luz que me ha alumbrado en las noches más negras y obscuras la que ha templado mis miedos y me ha llevado con firmeza y seguridad hasta los brazos de mi amado.

  Si volviera a nacer querría tener los mismos padres, familia y circunstancias, no es que me haya gustado todo lo que he vivido, mis meteduras de pata, equivocaciones y pecados que han sido tremendos, pero el Señor lo sana todo, y me ha servido para más necesitarlo, abandonándome con completa confianza, sintiéndome y sabiéndome salvada por Él. Yo no soy capaz de hacer nada, aparte de desearlo mucho más que amarlo, corro a Él, me refugio en Él y me escondo, entregándome con toda mi inutilidad  y mi nada. Es el único ser que no me da miedo. No me asusta, me muestro tal como estoy en cada momento y me doy, sintiéndome segura; sí, únicamente en Dios me siento segura, es como si mi debilidad ante Él fuera mi seguridad.

  Pero… admiro y envidio a los santos que han sido capaces de vivir heroicamente, haciendo tremendas cosas por amor a Dios, con conductas intachables, ofreciendo continuamente grandes sacrificios y penitencias, de vidas espectaculares. Mientras yo… me revuelvo en mis miserias e impotencias. ¡Envidia pura y dura!

                                                                              ¡Sí, a la vida!      Bebe-37[1]

Compartir este post

Repost 0
Published by Botellas a la mar
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces