Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 marzo 2014 6 01 /03 /marzo /2014 22:12

imagesWEQKT0VE      Santa Domnina, virgen.      

  Al leer sobre esta santa me he quedado "noquea", vivía en una choza en su casa familiar, comiendo sólo lentejas remojadas, acudía dos veces al día a la Iglesia, siempre con el rostro cubierto para que no la vieran, Su biógrafo cuenta que su voz era expresiva y fuerte, cuando hablaba se acompañaba con  rasgones, se durmió plácidamente en los brazos de Jesús, empezando su nueva vida en el infinito de Dios.

  No entiendo qué sería lo de los rasgones, y lo de las lentejas en remojo de manera continua,  menos mal, que no entra en los imprescindibles para la santidad. Lo que es seguro es qué estaría fuerte como el hierro de tantas lentejas, con razón, su voz pese a ir tapada era fuerte ¡Hala, quién quiera imitarla a comer lentejas!

  Son muchos los qué preguntan ¿Realmente existe Dios? ¿Tú, en verdad crees en Él? Siento verdadero dolor al oírlo, se me parte el corazón al pensar como pueden vivir los acontecimientos de cada día, sin la suavidad, sin el apoyo de su presencia. Debe de ser terrible enfrentarse al sufrimiento y a la muerte sin esperar, sin estar abandonados en los brazos de nuestro Dios.

  El Señor siempre es asequible para los que le buscan, no hay nada que nos impida acercarnos a Él, en cualquier momento, o circunstancias, siempre está para los que ama, para todo hombre. Si  le preguntáramos, si le contáramos, si le lloráramos, quedaríamos perplejos; dejaríamos de oír hablar de Dios a otros, lo conoceríamos por nuestra relación con su ser de Hombre y de Dios. ¿Estás desesperado? Aíslate en soledad, entra en ti mismo, en tu interior y háblale, tu vida empezará a cambiar. Porque  es un Dios de vivos no de muertos, volcado siempre en la obra de sus manos, deseoso de que aprendamos de Él a amar, a ser feliz.

  En las lecturas que hemos oído se nos dice. “Mucho puede hacer la oración intensa del justo” “cómo Elías orar fervorosamente” “suba nuestra oración como incienso en su presencia” La Palabra de Dios no penetra, no se graba, ni se entiende si no es en la oración, a la sombra del Altísimo, dónde se encarna en la mente y en el corazón, haciéndose viva y eficaz, cambiando nuestra manera de ser, de pensar, de actuar, de concebir la vida.

  El ser cristianos nos lleva a abrirnos al mundo, a la comunidad, a todo hermano; esto no es posible por nosotros mismos, lo realiza el Espíritu de Dios, la limpieza del amor en nuestra alma es la que nos hace niños osados, confiados, espontáneos, alegres en el abandono a la voluntad del Padre.

  Oremos hermanos unos por otros para que todos podamos gozar de las dichas del Señor. Así sea.

                                                   ¡sí, a la vida!

Compartir este post

Repost 0
Published by Botellas a la mar
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces