Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 diciembre 2013 5 27 /12 /diciembre /2013 21:13

images-1---3--copia-3.jpg
   Día del discípulo a quién Jesús amaba. Qué nos comunicó lo que había visto, lo que había oído, lo que contempló y palpó con sus manos ¡La Palabra de la vida! Juan nos da testimonio y nos anuncia ¡la Vida eterna que estaba con el Padre! Y se nos manifestó. El apóstol nos llama a permanecer en unión, en comunión, formando Iglesia con los apóstoles, en el Padre y en el Hijo para que nuestra alegría sea completa. Así sea.

  Juan, hijo de Zebedeo y de Salomé, hermano de Santiago ¡Hijos de Trueno! El discípulo amado que entrando en el sepulcro ¡Vio y creyó! El que no huyó con los demás apóstoles en la pasión del Maestro porque se agarró a la Madre y siendo un joven se mantuvo en pie ante la muerte del que era su Vida, recibiendo con el último suspiro del que amaba, el regalo más valioso, entrañable y majestuoso ¡A María! Nuestra Madre.


   El "hijo del trueno" cambió sus actitudes humanas y mundanas; de exaltado, intolerante, duro, por la vivencia y experiencia más profunda del amor, hablandonos de su encuentro personal con Cristo, con palabras inefables, ardientes, llenas de pasión,  nos muestra el misterio de la Encarnación, a Jesús, el Verbo hecho carne que ha venido para dar vida a los hombres. Es representado por el águila por la altura teológica que contiene sus escritos, siendo el primer teólogo y modelo de todos. Su evangelio es el evangelio de la gracia y él, es el Maestro de la contemplación que nos introduce y nos hunde de manera bellísima en el misterio de Cristo, llevándonos a la embriaguez, a las delicias más profundas, de intimidad en el corazón de Dios, donde el alma busca, gusta y descansa.

  Uno a San Juan Evangelista, a San Juan de la Cruz, mis dos Santos preferidos, por ser los que más me han influido en mi pasión por el Señor; el primero es el Evangelista de la Encarnación, el segundo, el testimonio del apóstol lo hace poema, como es algo largo sólo pongo  una parte, quien quiera leerlo entero puede hacerlo en el poemario de San Juan de la Cruz. Merece la pena.

             Romance sobre el evangelio -in principio erat Verbum- acerca de la Santísima Trinidad

En el principio moraba
el Verbo y en Dios vivía
en quien su felicidad
infinita poseía.

El mismo Verbo Dios era
que el principio se decía.
El moraba en el principio
y principio no tenía.

El era el mismo principio;
por eso de él carecía.
El Verbo se llama Hijo
que de el principio nacía;
hale siempre concebido
y siempre le concebía;
dale siempre su sustancia
y siempre se la tenía.

Y así la gloria del Hijo
es la que en el Padre había
y toda su gloria el Padre
en el Hijo poseía.
 

                                                          ¡Sí, a la vida! 

Compartir este post

Repost 0
Published by Botellas a la mar
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces