Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 mayo 2010 7 30 /05 /mayo /2010 20:07

                                          tutti-i-santi[1]

 

  Me parece a mi, que en este año sacerdotal, se ha perdido la oportunidad, de reflexionar, resaltar, concienciar de que todos los que componemos la Iglesia somos un Pueblo de Sacerdotes.  "seréis para mí un reino se sacerdotes y una nación santa" (  Ex19,6).

   

   Los bautizados quedamos revestidos de Cristo por su sangre, haciéndonos semejantes a Él y participes de su vida, a la que nos llama, nos prepara, nos unge para que seamos sus testigos, participando del único sacerdocio de Jesucristo. Haciéndonos junto con Él ofrendas vivas de amor, de alabanza, oración, misericordia, castidad, justicia,  santidad, de acción de gracias, de petición mediadora entre Dios y los hombres, ofreciéndonos por éllos en el templo nuevo que es su cuerpo: "vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz"(1 Pe.2,9).

 

   Estar en el corazón de la Iglesia que es el corazón de Cristo, con el fuego de la caridad, renunciando a todo lo que se posee, llevar la cruz de nuestra debilidad, entregar nuestro ser   para que sea abrasado, amar y dar la vida por los hermanos, por la justicia, por la verdad, estar sacrificados al mundo. Ésto es ofrecer un holocausto a Dios y ser sacerdote de nuestro propio sacrificio, ser imagen del Señor en medio de su Pueblo, transmitir el testimonio apostólico, anunciar a Cristo; "también vosotros cual piedras vivas, entrad en la construcción de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales (1 Pe.2,4).


  Si creemos en Dios, en su Hijo Jesucristo, no nos queda otra alternativa que vivir la grandeza y la nobleza de ser cristiano, apostol, sacerdote hijo del Padre, vivir en el Espíritu, haciendo verdad en nuestras vidas el evangelio de Jesús, haciéndolo presente al mundo, testimoniando su luz y su verdad. Mostrando a los hombres a Dios hecho vida  en nosotros: "vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por vosotros como oblación y victima de suave olor " (Ef.5,2).


    No despegaré mis ojos de los Tuyos y mi entrega será real porque será en María. ¡ La Madre!

 

                                                 ¡Sí, a la vida!      Bebe-59[1]

                 Nuevo Diccionario de Espiritualidad.

Compartir este post

Repost 0
Published by Botellas a la mar - en nueva alianza
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces