Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 octubre 2013 2 15 /10 /octubre /2013 21:59
                                                                                      029393 09 t[1]
  Santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia. Conocida como la santa andariega por sus andanzas en las fundaciones de sus diecisiete conventos. Sus escritos: Camino de Perfección, Castillo Interior o las Moradas, el libro de las Fundaciones, poesías y cartas- todos llenos de espiritualidad y misticismo, juntos con los escritos de San Juan de la cruz son una contribución sin igual a la Iglesia y a la humanidad.  
  Como dice hoy el libro del Eclesiástico. 15, 1-6- Observó los mandatos del Señor, alcanzando la sabiduría, se alimentó con el pan de la sensatez y bebió el agua de la prudencia, no vaciló confió, no fracasó. Caminó llena de sabiduría e inteligencia. Fue cubierta con vestidos de gloria, vivió en gozo y alegría. Su nombre es perdurable.
 Teresa a través de la oración conoció a Jesús, al que amó apasionadamente. Caminemos también nosotros a la luz del que es nuestro gozo y  orgullo para que un día junto con Teresa cantemos eternamente las misericordias del Señor.
  Dejo una preciosa poesía de la Santa que durante mucho tiempo me ha acompañado.
 
VIVO SIN VIVIR EN MI
 
Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero,
que muero porque no muero.

Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor;
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí:
cuando el corazón le di
puso en él este letrero,
que muero porque no muero.

Esta divina prisión,
del amor en que yo vivo,
ha hecho a Dios mi cautivo,
y libre mi corazón;
y causa en mí tal pasión
ver a Dios mi prisionero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel, estos hierros
en que el alma está metida!
Sólo esperar la salida
me causa dolor tan fiero,
que muero porque no muero.

¡Ay, qué vida tan amarga
do no se goza el Señor!
Porque si es dulce el amor,
no lo es la esperanza larga:
quíteme Dios esta carga,
más pesada que el acero,
que muero porque no muero.

Sólo con la confianza
vivo de que he de morir,
porque muriendo el vivir
me asegura mi esperanza;
muerte do el vivir se alcanza,
no te tardes, que te espero,
que muero porque no muero.

Mira que el amor es fuerte;
vida, no me seas molesta,
mira que sólo me resta,
para ganarte perderte.
Venga ya la dulce muerte,
el morir venga ligero
que muero porque no muero.

Aquella vida de arriba,
que es la vida verdadera,
hasta que esta vida muera,
no se goza estando viva:
muerte, no me seas esquiva;
viva muriendo primero,
que muero porque no muero.

Vida, ¿qué puedo yo darle
a mi Dios que vive en mí,
si no es el perderte a ti,
para merecer ganarle?
Quiero muriendo alcanzarle,
pues tanto a mi Amado quiero,
que muero porque no muero.
 
 
                                                            ¡Sí, a la vida!  religioso-16-1-.gif
        
 
 
 
 
 
 
 
 
 
       
 
 
 

Compartir este post

Repost 0
Published by Botellas a la mar
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces